Publicidad



Publicidad




Bermellón

Por Luis Sanchis

Bermellón. Ni atenta contra la memoria histórica, ni entra en discordia con lo políticamente correcto.Entonces, haciendo mías las palabras de Mourinho, ¿por qué? Yo me pregunto por qué. ¿A qué se debe esta marginación sistemática de un término que nos define, que nos identifica? ¿Por qué esta nueva moda de calificar al Mallorca como rojillo? No, señores. Bermellón. Rojillo es Osasuna y juega en Pamplona.

Puede que sea una cuestión menor. Quizá, no lo sé. Pero estoy harto de toparme con esta palabreja que, día sí y día también, se nos intenta colar en la prensa escrita para referirse al conjunto barralet. ¿Qué necesidad hay? A nadie se le pasa por la cabeza hablar de conjunto pepinero cuando se hace referencia al Murcia, ni de equipo pimentonero al hablar del Leganés. Puestos a crear nuevas tendencias, luchando por implementar un lenguaje más inclusivo, dispongámonos a calificarlos como conjuntos hortaliza.

No es fácil. Escribir una crónica, un artículo. Caer en la repetición de una misma palabra es uno de los mayores miedos del periodista. Pero, caramba, es que hay mil fórmulas válidas para referirse a los de Son Moix y rojillo no es una de ellas. El conjunto balear, los hombres de Vicente Moreno, el mejor equipo del mundo, los locales o los visitantes (según sea el caso), los mallorquinistas…

Es una collocation, que dirían los ingleses, casi casi como una marca registrada. Equipo bermellón. No acepta debates, no genera dudas. Nos hace únicos. Es un tema que, como ya habréis podido intuir, me enerva, me crispa, me irrita… mucho más, que una derrota como la sufrida el pasado domingo ante el Granada.

Porque el balón se comporta como un tirano caprichoso sobre el césped. Porque por muy bien que hayas jugado, por todos los méritos que hayas hecho, será su arbitraria voluntad la que decidirá el resultado final del encuentro. Por eso no estoy preocupado, aunque sí cabreado. Porque jugar como lo hizo el Mallorca no garantiza los tres puntos, pero es requisito indispensable para arrimar el ascua a la sardina. Es la receta del éxito a largo plazo.

Es todo lo contrario a escribir rojillo para referirse al Mallorca. No, no y no. La elección de la palabreja exige un acto de la voluntad por parte del periodista. Única y exclusivamente. Aquí no cabe la excusa de la pelotita. Escoger rojillo para hablar del Mallorca es salir derrotado al terreno de juego. Es como, y que Dios me perdone, jugar con Juan Domínguez en el centro del campo.

Publicidad

6 comentarios sobre Bermellón

  • TomeuNoEsFacha

    La última frase, es la mejor que haya sido redactada en cualquier espacio periodístico dedicado al RCD Mallorca, de todo el cosmos. (a lo largo y a lo ancho)

    14
  • tomeu berga

    A raíz de este post, me ha vuelto a la mente una antigua duda: ¿alguien sabe por qué nos llamamos el equipo barralet?, ¿cuál es el origen?

    10
    • Albert

      Según me contaron hace años, y no sé si es verdad, hace mucho tiempo los propietarios del bar Sitjar sacaban ‘barrals’ de vino comprado a granel para la afición, que bebía en la calle antes de entrar al campo.

      De estos ‘barrals’ al parecer salió el nombre de ‘barralets’.

      Repito, desconozco la veracidad de esta historia.

  • ezy

    El bermellón es un color concreto dentro de la gama de rojos, pero no es un sinónimo de rojo al uso porque aunque el bermellón es un color rojo, no todos los colores rojos son bermellones. No son por tanto palabras intercambiables y cada una debería ser usado en el sitio en que le corresponda. Dentro del rojo están el bermellón, el escarlata, el granate o el carmesí. Llamar a las cosas por su nombre no cuesta nada.

    Los medios, en su intento por simplificarlo todo, quieren meter a todos los rojos en el mismo saco y así ya les vale lo de rojillo tanto para nosotros como para Osasuna. Pero hacer que la palabra bermellón caiga en desuso no es sólo una pérdida a nivel de vocabulario y de precisión lingüística, sino también para el aficionado que de toda la vida se ha identificado con la palabra que denomina a ese color y ve como en todas las noticias, tertulias y crónicas lo tienden a cambiar por “rojillo”. Una palabra impersonal, que a nosotros no nos dice nada, cuando antes si escuchabas “bermellón” en el contexto de los deportes sabías que se hablaba del Mallorca. Era “nuestra” palabra. ¿O ahora vamos a dejar de llamar “celeste” al Celta y les llamaremos “azulones” como al Getafe?

    19
  • Seriedad

    Respecto a lo que has dicho antes @TomeuMaura, decirte que eso de lo he probado todo es una de las grandes falacias de la actualidad, y mas cuando has nombrado cosas que es evidente que no funcionen; es como cuando alguien dice “he probado todas las dietas y ninguna funciona”.
    No pretendo falta al respeto, pero el termino “hablar desde la experiencia” no vale de nada, un simil es el de las vacas. Las vacas tienen la experiencia de ver los trenes pasar, pero ni saben cuando pasan, ni como, ni porque, ni como hacerlo funcionar.
    Con esto no quiero decir que no sepas nada, pero es evidente que lo que has probado te lo ha dicho(espero que médicos)gente poco actualizada y con poca evidencia. Decirte que si quieres solucionar los problemas de rodilla, lo primero que tienes que hacer es fortalecer la musculatura de la pierna y core. Ejercicios de fuerza y estabilidad y evidentemente, nunca máquinas. No todo se soluciona con ejercicios adecuados, pero esas lesiones si

    4
    8
  • mallorcafinsasamort

    claro, eso de rojillo a algunos les molesta,,,si es que hay gente que no separa la política del deporte,,,