Publicidad







Publicidad




Historias de 100 años (68): Los ascensos a 1ª (capítulo I)

Por Xesc Ramis

El primer ascenso del Mallorca a Primera División se produjo, como todos sabemos ya, en la temporada 1959/60. Con Jaime Rosselló en la presidencia y el argentino Juan Carlos Lorenzo en el banquillo el Mallorca había conseguido dejar atrás el infierno de la Tercera División tras cinco temporadas de penar en él.

El Mallorca no reparó en gastos para montar un equipo que pudiera luchar por el ascenso a la división de honor. Así, en el verano de 1959 llegaron a la isla los porteros Zamora y Vendrell, los defensas Bolao, Guillamón y Juanele y los delanteros Oviedo, Rodríguez II y Granés. Ya empezada la temporada aún se incorporaron el centrocampista Mir y el delantero centro Laguardia.

Curiosamente el Mallorca inició la temporada contra el rival que la acabará este año, el Extremadura. Y ya en ese partido el equipo bermellón dio buena muestra de lo que iba a ser su temporada: un equipo eminentemente práctico y más efectivo que efectista. Ese día el Mallorca ganó 1-3 y presentó su candidatura para estar entre los mejores. En la jornada segunda el Mallorca, al ganar 1-0 al Atlético Ceuta se colocó por primera vez en su historia en posición de ascenso a Primera División, como líder del grupo sur de Segunda. Tres empates seguidos (aunque dos de ellos fueran lejos del Luis Sitjar) llevaron al Mallorca a la tercera posición en la jornada 7. Además, ese día fue expulsado el delantero Csóka y sancionado con cuatro partidos. Sin embargo, cuatro victorias seguidas y, además, sin encajar gol, hicieron que el Mallorca recuperara el liderato. Desde ese momento y hasta la segunda jornada de la segunda vuelta el Mallorca se mostró bastante irregular, cosechando una única victoria, tres empates y dos derrotas. Esta mala racha coincidió con una peor del Levante, que era el equipo que le estaba peleando el liderato y, a pesar de ella, el Mallorca se mantuvo líder.

El Mallorca recuperó la senda del triunfo y, una victoria muy trabajada en Murcia por 0-1 y la goleada al Almería por 6-0, afianzaron el liderato. El partido siguiente, en Vallecas, que se perdió por 1-0, estuvo marcado por la expulsión de Boixet antes de los veinte minutos. A pesar de esto, en los siguientes partidos el Mallorca se mantuvo firme en casa y resolutivo fuera (6-2 al Cádiz, 0-1 en Mestalla y 2-0 al Badajoz). Al finalizar la jornada 24 el Mallorca tenía dos puntos de ventaja sobre el Córdoba y el Jaén, empatados en la segunda plaza. Le esperaban al club decano dos salidas consecutivas: Jaén y Tenerife. En Jaén se vivió una batalla campal, tal es así que el partido no llegó ni a finalizarse, ya que el árbitro lo suspendió en el minuto 84, siendo decretado el resultado como definitivo por el Comité de Competición. El Mallorca perdió 2-0 y, de esta forma, la cabeza de la tabla. El partido en Tenerife se enrareció en el día previo; los rumores de que el partido estaba amañado salpicaron la prensa de ese domingo. Nada se pudo probar y el presidente Rosselló juraba y perjuraba años después que no había habido nada irregular ese día. En cualquier caso el Mallorca cayó derrotado 2-1 y, al acabar la jornada, era segundo a dos puntos del líder Córdoba.

El partido decisivo se vivió el 27 de marzo en el Luis Sitjar, a cuatro fechas del final, cuando el Mallorca derrotó por 1-0 al Córdoba y ambos equipos quedaron empatados a puntos en la cima de la tabla. La jornada siguiente el Mallorca no pudo pasar del empate a uno en el campo del Plus Ultra (cuarto en la clasificación) mientras el Córdoba se deshacía 2-0 del Tenerife. En la penúltima jornada el Mallorca ganó por 2-1 al San Fernando mientras el Córdoba se deshacía del Plus Ultra por 2-0. A falta de una jornada el Mallorca necesitaba un milagro para campeonar y, de este modo, ascender a Primera División. El milagro consistía en una derrota del Córdoba en San Fernando y una victoria mallorquinista en el campo del Levante.

El entrenador del  San Fernando era José Luis Riera, que había sido defensa del Mallorca y del Constancia en su juventud, antes de llegar al Atlético y a la selección española. Un gol del delantero azulino Guerrero en el minuto 9 fue definitivo para que el San Fernando batiera el Córdoba contra todo pronóstico. Mientras, en Vallejo, el Mallorca parecía  haber sentenciado el partido a los veinte minutos gracias a los goles de Mir y Rodríguez II. En el setenta y cinco Joseíto recortó distancias para los locales, pero el partido finalizó 1-2 posibilitando el primer ascenso del Mallorca a Primera División.

PLANTILLA DEL ASCENSO:

Porteros: Zamora (27, -18), Vendrell (2, -3) y Febrer (1, -1).

Defensas: Bolao (29), Guillamón (27), Arqué (29), Diego (10), Cobo (9, 0), Juanele (3) y Magín (2).

Centrocampistas: Currucale (28), Forteza (25, 10), Boixet (15, 1) y Mir (9, 2).

Delanteros: Oviedo (28, 6), García (17, 4), Laguardia (14, 6), Villamide (14, 2), Rodríguez II (9, 3), Csóka (22, 5), Lorenzo (7), Martínez (4) y Granés (3).

LOS NÚMEROS DEL ASCENSO:

1959/1960
                           J  G  E  P  GF  GC PT
 TOTAL                    30 16  8  6  44  22 40                        
 EN CASA                  15 12  3  0  31   7 27                    
 FUERA                    15  4  5  6  13  15 13 
Publicidad

2 comentarios sobre Historias de 100 años (68): Los ascensos a 1ª (capítulo I)