Publicidad







Publicidad




Historias de 100 años (72): Los ascensos a 1ª (capítulo V)

Plantilla del Mallorca 1985/86 el día de la presentación. Foto de www.rcdmallorca1916.com

Por Xesc Ramis

Tras el descenso a Segunda al final de la temporada 1983/84, Miguel Contestí y su junta directiva confiaron la dirección técnica a Manolo Villanova. La cosa, como bien es sabido, no funcionó y aunque el ex portero mallorquinista aguantó toda la temporada, los resultados no llegaron y, lo más destacado de la temporada fue la guerra equipo-prensa, que acabó incluso en algunas semanas de ‘silenzo stampa’, es decir, sin que los jugadores realizaran declaraciones a la prensa.

Como solía, Contestí volvió a coger el toro por los cuernos y, en el verano de 1985, hizo una nueva limpieza de vestuario en la que se vieron incluídos iconos del mallorquinismo tales como Rafael Gallardo, Juan Luis Riado, Rolando Barrera y Gerry Armstrong. Confió el banquillo al catalán Benito Joanet, que venía de ascender al Cádiz a Primera División y apostó por fichar una mezcla de veteranía y juventud que, al final, resultaría excelente. Así, entre los veteranos, llegaron los defensas Bernal (Racing) y Mantilla (Betis) y el delantero Magdaleno (Sevilla). Entre las jóvenes promesas, el centrocampista Luis García (Salamanca), los ‘exóticos’ delanteros Hassan Fadil (WAC Casablanca) y Mika Lipponen (Turun Palloseura) y el extremo murciano Fernando Martínez ‘Puskas’ (Olímpico de Totana), aunque este jugara bastantes partidos en el filial antes de ser decisivo en el primer equipo. El centrocampista del filial Tomás Gibert también fue promocionado al primer equipo y, con la competición ya avanzada, llegó el delantero Chileno Jorge ‘Pindinga’ Muñoz, con escaso resultado.

Sin embargo, la temporada empezó mal, con tres derrotas en tres salidas y dos empates en el Luis Sitjar. Total, jornada 5 y el Mallorca vice-colista. Un gol de Higuera al Rayo Vallecano y otro del central manacorí Jaume Salas en el Bernabéu ante el Castilla permitieron al Mallorca sumar tres puntos y un positivo, dándole un respiro a Benito Joanet. Sin embargo, la derrota por 1-2 frente al Depor de la semana siguiente, precipitó el cese de Joanet y propició que Serra Ferrer, nunca quedó muy claro si por convicción o por necesidad, cogiera las riendas del Mallorca.

En su primer partido en el banquillo bermellón, Serra Ferrer consiguió una importantísima victoria en el Carlos Tartiere, merced a dos goles de Magdaleno y, también, a la recuperación de Luis García tras un mes y medio de ausencia por lesión. El Mallorca de Serra Ferrer fue, en ese final de año y hasta inicio de febrero un equipo muy previsible: sacaba los partidos de casa y fuera apenas si conseguía rascar algún empate de vez en cuando. El 9 de febrero de 1986 el cuadro del Luis Sitjar pareció decir definitivamente adiós a cualquier posibilidad de ascenso al perder 2-3 frente al Recreativo de Huelva. Al finalizar esa jornada era decimotercero en la tabla de Segunda División.

A partir de esa fecha el Mallorca de Serra Ferrer empezó a funcionar como un reloj. Enjugó el negativo que tenía y siguió fuerte en casa. Así, sacó un positivo de sus vistas al Rayo Vallecano, Deportivo, Tenerife, Castellón y Málaga, mientras en el Luis Sitjar caían, de forma consecutiva, el Castilla, el Oviedo, el Murcia y el Barcelona Atlético. Al acabar la jornada 33, a cinco del final, el Mallorca era noveno, pero a tan solo dos puntos del segundo clasificado. Con nueve equipos metidos de lleno en la lucha por el ascenso, solo los dos mejores lo lograrían (el Murcia era líder destacado con ocho puntos de ventaja al segundo).

Con unos Orejuela, Higuera, Luis García, Magdaleno, Izquierdo o Pep Bonet, entre otros, rayando a grandísima altura, el Mallorca derrotó 4-1 al Deportivo Aragón. El siguiente rival era el Atlético Madrileño, en el Calderón. Había que ganar de una vez fuera de casa, algo que el Mallorca no conseguía desde el primer partido de Serra Ferrer en el banquillo. No sin sufrimiento, se ganó 0-1 gracias a un gol de Bernal. A falta de tres jornadas para finalizar la temporada, el Mallorca se colocó quinto, empatado a puntos con el tercer clasificado. El calendario era amable con el Mallorca, pues debía recibir al Sestao y al Albacete y cerrar la temporada en Logroño, en Las Gaunas. En la jornada siguiente el Mallorca se deshizo sin problemas del Sestao por 4-1 y alcanzó el tercer lugar de la clasificación: dependía de sí mismo para ascender. El 11 de mayo de 1986, un Mallorca lanzado, que estaba jugando un gran fútbol en el Luis Sitjar, ganó por 3-1 al Albacete y mantuvo el tercer lugar.

Sin embargo, estaba tan apretada la clasificación que hasta seis equipos iban a luchar por dos plazas de ascenso en la última jornada. Sabadell y Mallorca, con 44 puntos, dependían de sí mismos, mientras que Castellón, Deportivo, Oviedo y Elche, con 43 puntos, tenían que ganar y esperar tropiezos. Las calculadoras iba a echar humo el domingo siguiente.

Aquél 18 de mayo de 1986 se ha quedado grabado en la memoria colectiva de todo el mallorquinista, en particular de los 3.500 aficionados que acompañaron al equipo y que no pararon de animar en el antiguo campo de Las Gaunas. La jornada tuvo su miga. El Elche se adelantó rápido en su partido ante el Deportivo Aragón, en el minuto 21, y fue muchos minutos virtual equipo de Primera. El Sabadell también se adelantó en la primera mitad y no tuvo mayores problemas ante el Atlético Madrileño, sobre todo tras el segundo gol en el primer minuto de la reanudación. Al descanso, el Mallorca no pasaba del empate a cero inicial en Las Gaunas, por lo que era superado por el Elche en la tercera plaza. Cuando en el minuto 52 Lotina sorprendió a Mallo con un disparo desde fuera del área, todo pareció ponerse negrísimo. En Elche se frotaban los ojos sin creérselo. Pronto Serra Ferrer reaccionó y envió al campo a Puskas en lugar del central García Jiménez, había que jugarse el todo por el todo. Justo cinco minutos después, en el 69, Magdaleno, con una sutil vaselina batió a Moncaleán, en una jugada que había iniciado Bernal con un robo de balón en banda derecha y pase a Hassan, que jugó al centro hacia Orejuela que, tras superar un rival, vio desmarcado a Magdaleno que puso las tablas en el marcador. Fue entonces cuando los bermellones hicieron de necesidad virtud y se lanzaron a un ataque feroz de la meta logroñesista. Koldo Aguirre, técnico local, reforzó el entramado defensivo oxigenando el centro del campo, quitando al que, para mí, era el mejor jugador local de esa temporada, al argentino Albis. Serra Ferrer, a falta de diez minutos, quitó del campo a un agotado Higuera y dio entrada a Pep Crespí para que intentara poner algo de orden en el ataque mallorquinista.

Son momentos de nervios y confusión sobre el terreno de juego, pero el grito desde el banquillo del Mallorca es claro: “Pepe, ¡hay que marcar!”. Y llegó el minuto 86. Córner a favor del Mallorca en el lado derecho del ataque que ejecuta Crespí, Orejuela no consigue rematar y su toque de pecho sale hacia el lateral izquierdo del área donde Puskas corre hacia el balón mientras Luis García, uno de los ocho jugadores (todos menos Pep Bonet y Mallo) que han ido al remate del córner, sale del área buscando la frontal. Puskas controla y, con una fantástica e histórica bicicleta, dribla al lateral Marro, levanta la cabeza, ve a Luis García en la frontal y le pone un bombón que el salmantino incrusta en la portería de Moncaleán, que solo puede mirar como el obús le supera por su lado derecho. Toda la Mallorca futbolística llora de alegría. El Mallorca ha vuelto a Primera División y tiene algunas perlas en su plantilla que van a acabar de explosionar la temporada siguiente, consiguiendo la mejor clasificación de la historia hasta ese momento.

PLANTILLA DEL ASCENSO:

Porteros: Mallo (29, -24), Pascual (7, -8) y Villalvilla (2, -5).

Defensas: Amer (32), Bernal (35, 2), Chano (27), Mantilla (25, 2), García Jiménez (21), Izquierdo (21), Salas (8, 2) y Pastor (1).

Centrocampistas: Orejuela (37, 5), Pep Bonet (32, 1), Luis García (29, 4), Pep Crespí (11, 1) y Tomás Gibert (11).

Delanteros: Higuera (34, 10), Magdaleno (36, 20), Hassan Fadil (35, 7), Pindinga Muñoz (8), Lipponen (9), Tolo Ferrer (10) y Molina (1).

1985/1986
                          J  G  E  P  GF  GC PT  
TOTAL                    38 18 10 10  54  37 46                          
EN CASA                  19 15  2  2  37  12 32                      
FUERA                    19  3  8  8  17  25 14 
Publicidad

4 comentarios sobre Historias de 100 años (72): Los ascensos a 1ª (capítulo V)

  • Costixt

    El gol de Magdaleno, delante del portero, enfrente del área pequeña, hacerle una vaselina…. uffff , lo pienso ahora y si lo falla lo mato !! Cuando lo normal hubiese sido pegarle una paparra …

  • xisco66

    Puedo decir que yo estuve allí, que recuerdos, con la peña Graderio. Miguel Garro y otros más.

  • forsamallorca

    No tenías que hacer un post del iberojet palma?
    Lo que han hecho tiene mucho mérito y les faltó poco para ascender a la ACB en la misma cancha del Bilbao
    Sensacional!!!

    3
    2
  • sentiment

    Todo muy injusto, el Iberojet jugando en la cancha del Bilbao una final, no se entiende, y faltando un minuto empataba el partido habiendo fallado 23 triples, enhorabuena a ellos por el gran temporadon, y no hablemos del Palma Futsal, que acaba de perder otra vez por penaltys frente al Barça, otra injusticia bestial, el barça no ha ganado ninguno de los tres partidos y jugará la final, ó cambiamos las normas ó esto es de risa, el único que ganó con claridad, 3 a 1 en son moix fué el Palma, y se llevan el premio los otros. Enhorabuena a los dos clubs por su gran temporada y a repetir el año próximo.-

    7
    1