Fibwi
Publicidad




Orígenes del fútbol en Baleares: Adolfo Revuelta, el pionero (5)

Adolfo Revuelta.

El Siglo XX empieza en un lunes, como debe de ser, y trae consigo maravillas tecnológicas inimaginables. En la Exposición Universal de París celebrada en 1900 se estrena la primera escalera mecánica de la historia, y ese mismo año, durante la carrera automovilística Paris-Lyon, se consigue alcanzar la vertiginosa velocidad de 62 kilómetros a la hora. También para el deporte es un extraordinario inicio de siglo. Coincidiendo con la Expo de París se celebran en la ciudad de la luz los segundos Juegos Olímpicos de la historia, se fundan dos futuros campeones de Europa como el Bayern de Munich y el Ajax, y en la ciudad de Chicago nace la Liga estadounidense de béisbol. Ah, y en Mallorca, el 16 de agosto de 1900, ve por primera vez la luz alguien que sería fundamental en la historia del club, Don Lluís Sitjar Castellà.

Desgraciadamente en Baleares aún no hay tantos adelantos. En 1900 las islas tienen 311.649 habitantes, 248.259 de los cuales residen en Mallorca y 63.937 de ellos en Palma. Pero lo peor es que el analfabetismo alcanza al 77% de la población de Mallorca, y en porcentajes muy preocupantes. El 63% en Palma, el 90 % en Sa Pobla y nada menos que el 94% en Sant Joan. La isla es, lamentablemente, pobre y analfabeta. Quedan aún muchos años para que el turismo acuda al rescate. Eso sí. Aunque tarde, todo llega. El 28 de junio de 1900, en s’Hort del Rey, y en medio de una expectación sin precedentes, se estrena el primer cinematógrafo balear.

En el nacimiento del Siglo XX el foot-ball ya está ampliamente establecido entre la juventud mallorquina y compite en popularidad con el ciclismo, reservado a aquellos privilegiados que pueden pagarse una bicicleta y, por supuesto, las correspondientes clases prácticas. Tres son los puntos concretos en los que se practica el nuevo deporte impulsado por los marineros ingleses, por supuesto todos ellos extramuros: Ses Bòvedes, en el espacio que actualmente ocupa Ses Voltes, Ca’n Pere Antoni, en el actual Portixol, donde se dan cita los alumnos del colegio dels Agustin, y el foso situado a la izquierda de la puerta de Jesús, donde el catedrático de gimnasia del Instituto Balear, Adolfo Revuelta, lleva a sus alumnos a correr tras el balón.

La calle Cecilio Metelo, frente a la actual delegación de Hacienda y muy cerca de la Plaza de los Patines no existía hace 114 años. Detrás estaba situada la puerta de Jesús, y al frente, incluyendo las actuales Avenidas, que están a un paso, era campo abierto. Aquí estuvo a punto de construirse el primer campo de fútbol de Mallorca. A finales de 1902 Adolfo Revuelta pidió permiso al Ayuntamiento para levantarlo.

La edición del 5 de noviembre de 1902 de L’Almudaina explica con todo lujo de detalles la iniciativa de Adolfo Revuelta, que lamentablemente no va cuajar porque el arrendatario de los terrenos no está dispuesto a cederlos, pero el proyecto del profesor de gimnasia quedará registrado como el primer intento digamos que «oficial» de levantar un verdadero campo de fútbol. «La extensión del terreno pedido es de 70 metros de ancho por 100 de largo» -dice L’Almudaina- . «El objeto del señor Revuelta no es otro que el de ofrecer a sus discípulos del Instituto un lugar donde puedan invertir los ratos de ocio del ejercicio tan importante, como constituye el juego del foot-ball y si posible fuera, ofrecerlo también a la sociedad palmesana lo mismo que al público en general, ya que tan faltos se hallan de sitios adecuados para el recreo».

 Adolfo Revuelta Fernández, considerado uno de los apóstoles de la educación física en España, había nacido en 1867 en Madrid. En 1895, además de ser catedrático del Instituto Balear, era también director del Gimnasio Higiénico Médico. Adelantado a su tiempo en todos los sentidos, Revuelta debe ser considerado por ley el verdadero introductor del fútbol en Mallorca. No sólo difundió este deporte fomentando su participación, sino que incluso participó activamente en los primeros pasos de la creación del futuro Palmesano.

A Revuelta se le deben también los primeros esbozos tácticos de los foot-ballers mallorquines. Leamos esta nota de L’Almudaina del 18 de enero de 1903: «Los alumnos del Instituto Balear bajo la dirección de don Adolfo Revuelta están aprendiendo dicho juego por grupos que forman los muchachos de cada curso. En las lecciones que se les dan, uno de los principales puntos en que les hacen fijar su atención es en la serenidad en los ataques y defensas y en que cada uno no salga de sus límites a fin de evitar la aglomeración de jugadores cuando estos, ganosos de vencer, se amontonan y atropellan». Lamentablemente cinco días antes, el 13 de enero, L’Almudaina había publicado que Adolfo Revuelta, en calidad de funcionario, había sido nombrado nuevo profesor de gimnasia del Instituto de Santiago de Compostela. Continuaría su trabajo en Galicia, donde también hizo historia.

Acabamos hoy en el barrio de Santa Catalina, en la puerta de su mercado. De esta zona de Palma era el maquinista retirado de la Armada Pep Sureda Fuentes, que el 31 de octubre de 1900 puso a Mallorca de actualidad en todo el país. Sureda fue ese día el orgulloso propietario del primer coche matriculado en España, un Clement francés, con matrícula PM-1, que sólo tenía dos caballos y medio de potencia y pesaba 100 kilos. Verlo circular causó en Ciutat tanta expectación como  31 años antes había despertado la llegada del primer velocípedo. Estamos ya en el Siglo XX.

6 comentarios sobre Orígenes del fútbol en Baleares: Adolfo Revuelta, el pionero (5)