Fibwi



Orígenes del fútbol balear: el Mahonés, campeón (15)

Antonio Lliteras, presidente de la sección de fútbol del Veloz Sport.

Disputado en 1904 con mucha polémica el primer Campeonato de Mallorca, que ganó el Veloz Sport tras la retirada del España y del Balear, el football sufre en la isla un largo periodo de aletargamiento. Los incidentes acaecidos en el torneo hacen mella en el España, que reduce drásticamente su actividad, y lo mismo sucede con los equipos recién creados aprovechando el fervor inicial que provocó el Campeonato. Tan sólo el Veloz Sport queda realmente en pie, pero el ciclismo es quien copa los titulares en el velódromo de Tirador y el nuevo deporte queda relegado a los periodos del año en los que el pedal no es protagonista, que son más bien pocos. La precariedad de la situación queda demostrada en estos dos recortes de prensa. En el primero se pide la intervención de las autoridades para impedir que se juegue a football frente a la Seu, y en el segundo se insta a «resucitar» la afición por este deporte.

Mientras eso sucede, un acontecimiento histórico para la isla está a punto de producirse. El 18 de marzo de 1905 llegan a  Mallorca, casi siete siglos después, los restos del último de los reyes de la dinastía privativa, Jaume III, fallecido en Llucmajor, en el campo de batalla, el 25 de octubre de 1349. Transportados desde Valencia por la fragata Yáñez Pinzón, descansan ahora en la capilla de la Trinidad, en la Seu, junto a los restos de su abuelo, el rey Jaume II.

Mientras en Mallorca el football sigue en los cuarteles de invierno, en Menorca sucede justo lo contrario. En 1906 el Ateneo de Mahón constituye el Club Mahonés, y ese mismo año nacen el Bólido de Villacarlos y el Club Allright Balear. El Equis y el Veloz son fundados en 1907 y al año siguiente surgen el Balear, el Club Villacarlino y el Robur de Ciutadella. La fiebre es absoluta, aunque de todos ellos sin duda el mejor equipo es el Mahonés, campeón regional en 1908.

Deseos de nuevos retos que no se reduzcan a circunstanciales partidos amistosos, los jugadores de la sección de football del Veloz Sport convencen al presidente de la sociedad, Miquel Mestres, de la necesidad de vertebrar a través del que en aquel momento es el más importante club deportivo de la isla la organización de un nuevo Campeonato, sólo que esta vez no sólo circunscrito a Mallorca, sino a todo el archipiélago. El 7 de noviembre de 1908 se aprueban las bases del Campeonato, para el que el Veloz Sport ofrece un singular premio. Una copa de plata repujada y once medallas para el equipo clasificado en primer lugar. Los partidos, por supuesto, se disputarán en Tirador, que continúa siendo el único campo de fútbol situado en un entorno digno.

A la llamada del Veloz Sport acuden el España, que resurge de las cenizas alentado por el reto, el Club Unión, fundado bajo el nombre de Failleres, pero que cambia de denominación para el Campeonato, el Football Club Regional y el campeón de Menorca, el Club Mahonés de Football, que consigue que la organización modifique el reglamento original, que le obligaba a desplazarse continuamente a Mallorca, y obtiene billete directo para la final, que disputará ante el vencedor de Mallorca. El domingo 13 de diciembre de 1908, a las 11 horas, se inaugura el Campeonato en Tirador con la disputa del partido entre el España y el Club Unión que ganan sorprendentemente estos últimos por dos goles a uno.

El Campeonato va discurriendo sin novedades, incluso con partidos muy disputados, como el empate a cero entre España y Veloz del 27 de diciembre, un encuentro por cierto arbitrado por Antoni Moner, hermano de Gaspar Moner, que  estudia en Barcelona para obtener el título de licenciado en medicina y cirugía, y que ha destacado poderosamente en la Ciudad Condal como delantero del Espanyol. Todo parece seguir el guión establecido, pero el 3 de enero de 1909 se enfrentan el Unión y el España, empatan a cero, y el partido acaba en una pequeña trifulca resuelta por el árbitro, Toni Lliteras, directivo del Veloz Sport, que redacta una carta amenazando de expulsión al España si se reproducían los incidentes. El España, indignado, no contesta a la misiva y organiza una reunión clandestina con los otros equipos en la que toman todos la decisión de retirarse del torneo.

Tal y como había sucedido en 1904, durante la disputa del Campeonato de Mallorca, el España no acabó la competición. Sin embargo esta vez su intención era impedir que el Veloz tuviera rivales contra los que jugar aquí en Tirador. La sección de football del Círculo Ciclista estaba convencida de haber sido tratada con suma injusticia

Finalmente sólo España y Regional se retiran, pero el Campeonato queda herido de muerte porque se reduce a un enfrentamiento, muy desigual, entre el Veloz y el Unión que por supuesto queda resuelto a favor de los primeros por dos contundentes resultados de 4-0 y 6-0. En definitiva, el Veloz Sport se proclama campeón de Mallorca y aspirante a ser el primer campeón de Baleares, aunque para eso primero tiene que derrotar al Mahonés, defensor del título en Menorca, que el 29 de enero de 1909 se embarca hacia Palma para dilucidar en Tirador la suerte definitiva.

El domingo 31 de enero de 1909, ante una gran concurrencia, el Mahonés se impone 0-1 en Tirador con un gol de De la Puerta, y 48 horas más tarde, el 2 de febrero, repite victoria, ahora 1-2, en el mismo escenario. Con toda justicia, y haciendo gala de un football extraordinario, el Mahonés se proclama primer campeón balear de la historia.

1909, por cierto, acaba con una alianza peculiar. El 15 de octubre los mallorquines Joan March Ordinas y Pep Garau fundan en Argel una sociedad dedicada a la compra venta de tabaco con un capital de 300.000 pesetas. Es el punto de partida de un imperio que llega hasta nuestros días.

1 comentario sobre Orígenes del fútbol balear: el Mahonés, campeón (15)

  • giffs

    Bólido de Villacarlos, no se si lo seguirán usando, pero me parece la denominación más de PM que he oído en los últimos tiempos…