Publicidad
Huyndai
Asima
Asima Asima

Publicidad





globalfisc


Publicidad




Equipos históricos (3): 86-87, el primer gran Mallorca

Cuando en 1986 el Mallorca ascendió en Logroño consiguió plaza para jugar en Primera División por séptima vez en su historia sin más aspiración que la permanencia. En cuatro de sus seis experiencias anteriores en la máxima categoría había descendido, mientras que en las otras dos había firmado un noveno y un undécimo puesto (en una Liga de 16 equipos). No había ningún motivo para pensar que esta vez fuera diferente. Sin embargo el mallorquinismo estaba en la antesala de la primera gran gesta de su historia, el año en el que tuvo el honor de jugar nada menos que por el título de Liga.

No, tranquilos. Por supuesto el Mallorca nunca peleó por ser campeón, pero es que esa temporada fue única en la historia del Campeonato porque la Federación, en su afán por introducir novedades revolucionarias, decidió que al término de la Liga regular se disputaría un play off que sería el que decidiría títulos, clasificaciones europeas y descensos. Así, los seis primeros clasificados tras las 34 jornadas reglamentarias jugarían por el título de Liga, los seis de enmedio por una plaza en la Copa de la Liga, que se disputaría a final de temporada a modo de triangular junto al campeón de Copa y al de Liga (aunque luego se suspendió, porque no tenía razón de ser) y los tres últimos por evitar el descenso a Segunda División (también acabó en chirigota porque una denuncia del Cádiz propició que se organizara una posterior liguilla entre los tres últimos que sólo perjudicaría al peor de ellos, además de aumentarse a 20 el número de equipos para la siguiente temporada, por lo que sólo hubo un descenso). Era una clara imitación a la fórmula que tanto éxito le proporcionaba por aquella época al baloncesto, pero con una gran diferencia: los equipos no comenzarían el play off desde cero, sino con los puntos acumulados en la primera fase.

Escarmentado por lo que había sucedido tras el ascenso de 1983, tras el que cambió a media plantilla, Miquel Contestí conservó el esqueleto de la plantilla que había devuelto al Mallorca a Primera. Serra Ferrer continuó en el banquillo a sus 33 años de edad y hubo pocos fichajes. Eso sí, los jugadores que llegaron marcaron la diferencia, especialmente el portero marroquí Zaki Badou, que se convertiría en el icono por excelencia del mallorquinismo.

Zaki llegó al Mallorca por recomendación de su compatriota Hassan Faddil, que había sido una de las piezas claves en el ascenso. Hassan le habló maravillas a Contestí de un portero que triunfaba en el WAC de Casablanca y todos los informes que recabó el presidente resultaron positivos. Ahora hubiera sido imposible traer a un jugador de ese nivel, pero en 1986 no existían los scouters y los fichajes se movían entre una reducida pléyade de intermediarios. Ninguno de ellos se preocupaba del desconocido mercado marroquí. Contestí se fió de Hassan, habló personalmente con Zaki y llegó a un acuerdo con él antes de que se disputara el Mundial de México. Mano de santo.

Zaki Badou fue una de las grandes sensaciones de la Copa del Mundo. Marruecos no sólo se convirtió en la primera selección africana que superaba una primera fase de un Mundial después de empatar a cero con Polonia e Inglaterra y derrotar 3-1 a Portugal, sino que además estuvo a punto de eliminar a Alemania en octavos de final. Un gol de falta de Matthaeus a los 88 minutos tras un error de la barrera marroquí, que se abrió de par en par, evitó la catástrofe teutona pero no evitó que el mundo entero se fijara en el portero africano. Clubes de primer nivel llamaron a su puerta pero Zaki empezó a demostrar que sus prioridades no eran las habituales en un futbolista profesional. Una tras otra desoyó todas las ofertas porque le había dado su palabra al Mallorca. Y para él su palabra era sagrada.

Curiosamente sus primeros días en la isla no fueron sencillos porque los amistosos de pretemporada se disputaban de noche y no estaba acostumbrado a la luz que emitían los focos. Le costó algunas semanas adaptarse, pero cuando arrancó la Liga ya estaba en su mejor nivel. Primera jornada y primera portería a cero, en El Sadar ante Osasuna.

Zaki fue sin duda el gran fichaje del año, pero no el único. Del Rayo Vallecano llegó un extremo todo voluntad y potencia que había vuelto loca a la defensa del Mallorca en Segunda División, el madrieño José Antonio Martínez Martín, al que por razones difíciles de entender dadas sus características llamaban Trobiani porque le comparaban con el jugador argentino del Elche, con quien se parecía tanto como un armario a una puerta. El centrocampista del filial Pep Crespí, que se había formado en el Cide, fue la aportación de la cantera a aquella histórica temporada. Jugó 17 partidos.

Por supuesto, para no perder la costumbre, también hubo un fiasco. Del Real Madrid llegó todo un internacional como Isidoro San José, que había disputado el Mundial de Argentina y que acreditaba una media de más de 20 partidos por temporada en el club blanco, donde llevaba nada menos que diez años consecutivos. A punto de cumplir 31 años parecía que le daría a la plantilla el toque de veteranía que se necesitaba en una categoría tan exigente como la Primera División. San José, sin embargo, chocó desde el primer día con Serra Ferrer y su rendimiento sobre el campo estuvo muy lejos de responder a las expectativas. Su balance final, 819 minutos repartidos en 17 partidos. Un verdadero fracaso.

Sólo hubo un refuerzo más en la ventana de verano -en la de invierno llegaría el portero uruguayo Belza para cubrir la baja de Zaki-, uno que colmó de ilusión a todo el mallorquinismo. Nada menos que Paco Bonet, santo y seña del ascenso de Segunda B a Segunda A de 1981, que regresó al club tras sufrir un calvario en el Real Madrid después de que Migueli le destrozara la rodilla en la final de la Copa del Rey de 1983, finiquitando la carrera de un jugador que iba para super estrella mundial. No sólo tuvo que pasar varias veces por el quirófano, sino que en la temporada 85-86 no pudo jugar ni un solo partido con el Real Madrid y acabó la temporada disputando ocho con el Castilla.

Muy mermado físicamente, pero con un talento descomunal, Paco Bonet aguantó sólo dos cursos más en el fútbol profesional. Se retiraría en el Mallorca en 1988 con apenas 29 años, pero antes sería una pieza clave en la temporada del play off. Sin poder esprintar, midiendo siempre las distancias y con una pierna que, siendo generosos, estaba a lo sumo al 70% de funcionalidad, jugó 37 de los 44 partidos de Liga y play off con un rendimiento espectacular.

El Mallorca arrancó muy bien la Liga. Empate a cero en Pamplona, 1-1 en el Lluís Sitjar ante el Barcelona, victoria 1-2 en Santander y partidazo espectacular ante el Atlético de Madrid en Palma saldado con una inolvidable victoria 4-3. Aunque el Cádiz le despertó del sueño derrotándole 0-1 en Es Fortí en la quinta jornada, lo cierto es que el equipo estuvo desde el principio en la zona alta y no se movió de ahí.

Aquel Mallorca practicaba un fútbol de ataque arriesgado y vistoso porque disponía de los jugadores necesarios, sobre todo en la banda derecha, donde se reunían nada menos que Chano, Orejuela e Higuera. Con Luis García ejerciendo de pivote en medio campo, con Magdaleno agujereando redes, con Trobiani o Hassan haciendo diabluras en el otro extremo, con la colocación atrás de Paco Bonet y, por supuesto, con Zaki Badou parando balones imposibles el equipo se elevó a los altares y le ofreció a la afición partidos inolvidables, como el 1-0 al Real Madrid de «la quinta del buitre» en febrero de 1987 o, por supuesto, la victoria 3-1 ante el Betis del argentino Gabriel Humberto Calderón en la penúltima jornada de Liga. Ese resultado clasificó al Mallorca nada menos que para el play off por el título. Y sin Zaki, que se había lesionado en la primera parte del partido ante el Murcia de la vigésimonovena jornada. Ignacio García Mallo le sustituiría porque el marroquí ya no pudo volver a jugar. Su baja sería decisiva en el play off.

Y aquí es donde viene un error muy común entre los mallorquinistas muy veteranos. Es muy frecuente oír la frase «si no hubiera habido play off el Mallorca habría jugado en Europa». Es falso, pero es que aquí el club cometió un error muy grave. En efecto al término de la jornada 33, tras ganar al Betis, el equipo ocupaba la cuarta posición con 36 puntos, lo que le hubiera valido la clasificación para la Copa de la UEFA. Sin embargo quedaba una jornada de Liga regular por disputarse y antes de ella se organizó una expedición a Marruecos para jugar un partido amistoso ante el WAC que se había pactado a raíz del fichaje de Zaki.

En Casablanca hubo desmadre total. Ahí se liberó la tensión de toda la temporada y cuando fue el momento de volver a la realidad los jugadores estaban en todo menos en la Liga. Como resultado, en la última jornada del Campeonato el Mallorca perdió en Atotxa ante la Real Sociedad…7-1. Ese resultado, combinado con la victoria 3-1 del Sporting de Gijón ante el Sevilla, significó que el equipo entró en el play off por el título como quinto clasificado, con 36 puntos, los mismos que el Zaragoza y uno menos que el Sporting.

Dado que los puntos acumulados en las 34 jornadas eran la base desde la que se comenzaba el play off, la situación era la siguiente: 1.Real Madrid con 50 puntos; 2.Barcelona con 49; 3.Espanyol con 43; 4.Sporting con 37; 5.Mallorca con 36 y 6.Zaragoza con 36. El play off era en realidad una liguilla de todos contra todos en la que iban a disputarse 10 partidos, con 20 puntos en juego (la victoria sólo valía 2 y el empate 1). Había tres plazas europeas por dilucidarse: sería para el segundo, tercero y cuarto. Se trataba de remontarle un punto al Sporting.

El play off fue en realidad una pantomima porque todo se redujo a un mano a mano entre Real Madrid y Barcelona. El Mallorca arrancó con un empate a dos ante el Zaragoza con gol de Señor en el minuto 89 que fue decisivo, luego visitó el Camp Nou donde perdió 1-0 con gol de Ángel Pedraza (ese día debutó Miquel Àngel Nadal), derrota en el Bernabéu 3-0, victoria 1-0 ante el Espanyol y, para cerrar la primera vuelta, esperanzador empate a uno en El Molinón. A falta de cinco partidos el milagro europeo era posible: el Zaragoza era cuarto con 42 puntos, quinto el Mallorca con 40 y sexto el Sporting con 39.

Lamentablemente la segunda vuelta fue demasiado para la corta plantilla bermellona. Ahí fue donde más se echó de menos a Zaki, no porque Mallo o Belza no estuvieran a la altura, sino porque el departamento de milagros era exclusivo del guardameta marroquí. Se comenzó bien con un empate en Zaragoza, pero luego Barcelona y Real Madrid ganaron en Palma y dejaron al equipo a tres puntos de la cuarta plaza. Todo iba a decidirse en la penúltima jornada, en la que el calendario deparaba un Sporting-Barcelona, un Zaragoza-Real Madrid y un Espanyol-Mallorca intrascendente para los catalanes, que ya tenían garantizada la tercera posición.

Aquel Espanyol estaba entrenado por Javier Clemente, que había mantenido tanto en la Liga regular como en el play off sonados enfrentamientos con Serra Ferrer y con la propia afición del Mallorca, a la que había menospreciado sin ambages. Por eso se lo tomó como algo personal y más que un partido fue una batalla campal en la que tomó partido a favor de los catalanes de manera descarada el árbitro onubense Abilio Caetano Bueno, que expulsó nada menos que a cinco jugadores del Mallorca, el primero de ellos el mallorquín Paquete Higuera a los 27 minutos por doble amonestación. Tras él se fueron a la caseta Hassan a los 64 minutos y tres de golpe a los 70, Chano, Pepe Bonet y Orejuela. Aquella actuación arbitral fue de las más denigrantes que ha sufrido el club a lo largo de su historia.

Lógicamente el Espanyol no tuvo problemas no sólo en ganar, sino en golear 5-0 a un rival destrozado por el árbitro. Ese resultado, combinado con la sorprendente victoria del Sporting ante el Barcelona y la derrota del Zaragoza ante el Real Madrid, dejó a los asturianos camino expedito para la cuarta plaza, que confirmarían en la siguiente jornada, la última, con un empate en el Lluís Sitjar, en un día en el que Nadal marcó su primer gol con la camiseta del Mallorca.

Fue una temporada extraordinaria, pero pudo ser mejor. Si no se hubiera lesionado Zaki en la jornada 29 y, sobre todo, si no se hubiera despreciado el último partido de la Liga regular en San Sebastián, posiblemente se habría conseguido la primera clasificación europea de la historia del Mallorca. Incluso así queda para los anales como la primera vez en la que el equipo tocó la zona prohibida con las manos y se subió a las barbas de los grandes.

El play off fue un experimento que duró sólo esa temporada porque era un bodrio. De hecho, si os fijáis en la clasificación final veréis que el Mallorca, sexto, acabó con 42 puntos, los mismos que el Athletic de Bilbao…¡¡decimotercero!!, o que el Atlético de Madrid y la Real Sociedad, séptimo y octavo, finalizaron con cinco puntos más que los bermellones.

Aquel año, eso sí, sirvió para lanzar al estrellato a jugadores como Orejuela, Chano, Luis García, Higuera o, por supuesto, Zaki Badou, aunque todos ellos continuarían en el Mallorca la siguiente temporada. El Tronquito Magdaleno fue pichichi, con 19 goles, una cifra que durante muchos, muchos años, nadie fue capaz de superar. También Serra Ferrer marcó un hito y se convirtió en el entrenador que más lejos llevaba al Mallorca en Primera División, además de ser el primer mallorquín que le dirigía en la máxima categoría, aunque curiosamente él mismo ya tenía ese récord cuando, de manera circunstancial, se había sentado en el banquillo en la temporada 83-84, en el interín que fue del cese de Koldo Aguirre a la llegada del francés Marcel Domingo.

20 comentarios sobre Equipos históricos (3): 86-87, el primer gran Mallorca

  • Tian

    Klopp: «En España entrenaría al Mallorca, pero por el clima»

    7
    4
    • PUJAREM

      Oye, ¿creeís que Klopp ha mencionado el Mallorca porque el Liverpool busca un central para el año que viene y han mirado la situación de Valjent?

      ¿Os imagináis que si subimos el Liverpool nos haga una oferta de 15 millones por Valjent?

      En invierno compraron a un central del Shalcke que iba el último en la primera división alemana.

      Podría darse la posibilidad de que se quieran llevar a Valjent a buen precio.

      3
      21
    • Satur

      ¿Para qué puñetas quieren a Valient teniendo a su disposición decenas de centrales mejores en la Premier? A ver, cierto es que el chaval es bueno, pero para un Liverpool… Chuparía mucho banquillo. Siendo realistas a Valient lo veo para un Betis Leeds United o un equipo de Europa League, pero no más.

      9
      15
    • Escaldum

      Pujarem, porque es alemán y tiene un poco de carácter latino, seguro que le gusta la fiesta y el sol. Es un crack lo mires por donde lo mires.

  • Tronquito

    Estuve en el campo en ese Mallorca Betis que nos clasificó para el playoff. Para un niño eso era tan grande que aún me acuerdo tantos años más tarde.

    11
    • Tomeu Maura

      Fue una temporada inolvidable por tantas cosas…yo también recuerdo perfectamente ese partido. Rincón y Calderón eran los delanteros del Betis, dos golazos de Magdaleno….

      12
      1
  • Tronquito

    Obviamente se tocaron luego cotas más altas, pero para mi (tb por la edad) fue la temporada más hermosa que he vivido como mallorquinista. Ni hablar de cuando ganamos al Madrid con gol de Magdaleno en un campo embarrado.

    14
  • Nichiporuk

    De los 6 equipos que jugaron el playoff por el título, 4 juegan ahora en segunda

    12
  • pedrodiecinuevesetentaycinco

    No tiene nada que ver con ésto pero vaya atraco a mano armada al Valladolid en el Camp Nou. Penalti como una catedral de Jordi Alba no pitado y un rato después expulsión vergonzosa a un jugador del Valladolid. El árbitro no hubiera tenido cojones a pitar lo mismo perjudicando al Barcelona!!!

    5
    10
    • pedrodiecinuevesetentaycinco

      Estarán contentos en la orilla del Manzanares después lo de ayer en Sevilla!! 1+1=2 El Barcelona campeón por cojones!!!

      5
      11
    • sentiment

      Efectivamente esas manos al Mallorca se las han pitado muchas veces, y la expulsión parece mentira que el VAR no haya rectificado, era falta y tarjeta amarilla, pero si eso es roja, los partidos deben acabar 7 contra 7.

      4
      2
  • pedrodiecinuevesetentaycinco

    De esa temporada lo que más recuerdo fue el 1-0 al Madrid, el 7-1 que nos metieron en San Sebastián, el atraco en Sarrià y que nos pitaron una barbaridad de fueras de juego contra el Barça en el Lluís Sitjar en el partido de playoff. Entonces era un niño y puede que tuviese una percepción errónea pero desde entonces no he vuelto a ver nada igual.

    4
    3
  • Nenad_Milijas

    Yo recuerdo bien el partido del Madrid. Lo vi desde la azotea de una finca de la plaza Barcelona. Pensaba que iba al campo pero me engañaron, que bueno. Que ambientazo ese dia en el Sitjar. El Madrid fue totalmente maniatado por el Mallorca y el gol de Magdaleno fue en el fondo Norte. Trobbiani jugaba poco y era limitado, aun asi era todo un espectaculo verle por su banda (creo que la izquierda). Que gran año y que partido el del Betis tambien…yo iba a 7o de EGB y el lunes en clase no se hablaba de otra cosa.
    Zaki Badou…que vista y olfato tuvo Contesti. En que posicion rankea Contesti entre los presidentes, Tomeu? Gracias

    4
    1
  • Frank

    Que gran temporada aquella, con jugadores inolvidables… Ezaki un portero increíble, si jugara hoy en día estaría sin duda alguna en un Manchester United, una Juventus o un equipo similar. Chano era de largo el mejor lateral derecho de la liga, no entenderé nunca como jamás le llamaron a la selección e iban auténticos tuercebotas como Tomás Reñones. Izquierdo también era un gran lateral, todo pundonor. Paco Bonet aún estando cojo era buenísimo. Luis García fue el primer jugador que estando en el Mallorca llegó a ser internacional, un hito y un mérito increíble. Orejuela técnica y potencia, otro que no se entiende que llegara a jugar con la selección ni un partido y la delantera era de escándalo Higuera, Magdaleno (que pedazo de delantero centro, sus goles de vaselina eran un lujo) y Hassan Fácil… Nivelazo

  • Zaki

    Grandes recuerdos. Mis amigos del cole aunque jugará de delantero me llamaban zaki porque era mi ídolo. Hay jugadores como salva sevilla o como zaki que te cautivan por lo futbolistico y lo personal además de su carisma.
    Que tranquilo estaba en las salidas de zaki..
    Este equipo generaba buenas sensaciones..
    El tronkito Magdaleno..
    Vamos Mallorqueta!

  • Escaldum

    Siempre pensé que Orejuela era uno de los mejores jugadores de España, sus arrancadas por el centro buscando portería hacían que me pusiera de pie. Y Paco Bonet creo recordar que tuvo un rendimiento sensacional a pesar de su rodilla. Y Trobiani, que se salía del campo por la banda derecha. E Izquierdo, que creo recordar se retiró por tener el corazón demasiado grande, y lo tenía físicamente y por la garra que le echaba. Y Magdaleno, que no confiaba cuando vino el rendimiento sensacional que nos dió. Y, por supuesto, Ezaki Badou, quítense los sombreros.

  • Pep

    Juraría que contra el Betis fue mi primera vez en el Lluis Sitjar, pero no recuerdo demasiado. Mi padre sigue riéndose de mi porque a media parte le pregunte: «Por qué se han cambiado el color de la camiseta?» A saber si me confundí por el cambio de campo o porque estaba mirando otras cosas.

  • Enrique Magdaleno

    Yo estuve en Las Gaunas fue impresionante. Deciros lo bien que nos trataron los riojanos a los mallorquines, tengo este partido como uno de los más emocionantes, se adelantó Lotina, y luego mi ídolo Magdaleno( de ahí mi Nick) empató y casi al final gol de Luis García !!!!

    4
    1
  • xisco66

    Nunca he sido de autógrafos o fotos con jugadores. Pero sí que del único que tengo uno es con Zaki Badou. Aún lo guardo en casa en ese típico baúl de los recuerdos de recortes de periódicos, entradas emblemáticas, etc, etc Para mí ha sido el mejor portero que he visto jugar con el Mallorca, casi incluso mas que el grandísimo Carlos Roa, que ya es decir.

    3
    1

Deja un comentario