Publicidad



Publicidad





Núñez y el Mallorca

Hoy ha fallecido uno de los presidentes históricos del fútbol español, José Luis Núñez, que coincidió en su mandato con Miquel Contestí, y que protagonizó varias anécdotas curiosas relacionadas con el Mallorca. Eran otros tiempos y era otro fútbol. Yo particularmente lo echo de menos.

  • Cheque en blanco por Orellana. El 21 de agosto de 1982 Maradona debutó en España enfrentándose al Mallorca en el Lluís Sitjar en lo que se denominó Trofeo Cepsa. El “Pelusa” pasó desapercibido, pero no así el extremo argentino Roberto Fabián Orellana, que en la primera parte volvió loca a la defensa del Barcelona. Su actuación fue tan impresionante que en el descanso  Núñez cogió aparte a Contestí en el palco y le ofreció “un cheque en blanco” por el jugador. Lamentablemente a los 68 minutos de partido Orellana cayó al suelo fulminado con la rodilla hecha pedazos. Estuvo ocho meses fuera de los terrenos de juego y ya nunca más fue el mismo.
  • Asediado en el palco. El sábado 18 de agosto de 1984 Terry Venables decidió alinear a los suplentes del Barcelona en el Ciutat de Palma ante la Universidad Católica de Chile, lo que provocó una reacción desaforada del público, que había pagado su abono para ver a los titulares. Al reconocer a Núñez en el palco, un buen número de aficionados empezó a increparle y las protestas fueron subiendo de tono, sobre todo cuando el partido acabó con la victoria de los chilenos y la consiguiente eliminación del Barça. Núñez tuvo que salir del Llus Sitjar protegido por 20 policías, pero aún le dio tiempo a decir que “sólo falta que me echen la culpa de los parados del país”.
  • Dejó solos a los directivos del Mallorca. En enero de 1984 el Mallorca empató en el Camp Nou en un partido que pasó a la historia por el marcaje de Damià Amer a Maradona. Los aficionados azulgrana no aceptaron de buen grado el resultado y increparon sin cesar a los directivos del Mallorca presentes en el palco. Núñez se desentendió y los dejó solos al final del partido mientras una multitud los rodeaba. Por suerte pudieron ganar la salida gracias a la ayuda de la policía.

Publicidad

Leave a Reply