Publicidad



Publicidad




Historias de 100 años (60): No fue Sans, sino Sanz

Primera alineación del Mallorca en el Luis Sitjar. Arriba (de izq. a dcha.): Castro, Grech, Mesquida, Mateu, Tamayo y Ramallets. Abajo (de izq. a dcha.): Montalvo, Sanz, García Díaz, Primo y Pocoví.

El siguiente post que vais a leer, escrito por Xesc Ramis, corrige un error histórico sobre el Lluís Sitjar. Hasta ahora se creía que el autor del primer gol en el estadio mallorquinista fue Miquel Sans. Incluso su hija así lo manifestó en el documental que emitimos para Ib3 en 2011. Sin embargo era un error. No fue Miquel Sans el autor de ese gol, sino Carlos Eduardo Sanz -con z-, un delantero centro fichado del Constància que sólo jugó dos partidos oficiales con el Mallorca, consiguiendo marcar gol en ambos.

Este post que váis a leer tras el salto es importantísimo porque cambia la historia del Lluís Sitjar. Queda ahora corregida la autoría de ese primer gol.

Por Xesc Ramis

El ascenso a Segunda División de 1944 hizo evidente la necesidad de construir un nuevo estadio mucho más acorde a la nueva categoría y abandonar el obsoleto terreno de juego de Buenos Aires. Por eso la directiva, presidida por Luis Sitjar, obtuvo una opción de compra sobre los terrenos de Es Fortí y Sa Sini d’en Gil, situados en las proximidades del antiguo velódromo de Tirador.

A fin de acometer la construcción se emitieron 666 títulos de propiedad a 3.000 pesetas cada uno. El 26 de noviembre de 1944 se presentó la maqueta, bajo un proyecto del arquitecto Carlos Garau, pero graves problemas de financiación, estuvieron a punto de impedir que el estadio se construyera. Por suerte el contratista Bernat Salvà, en un acto de mallorquinismo, aceptó quedarse a cambio con la parte de la Riera, y las obras pudieron finalizar a tiempo.

El sábado 22 de septiembre de 1945 el canónigo Jaume Espases, en representación del Arzobispo de Mallorca, efectuó la bendición del campo, que se inauguró oficialmente al día siguiente con la disputa del partido entre el Mallorca y el Xerez, correspondiente a la primera jornada del Campeonato de Segunda División. La tarde fue redonda ya que  los mallorquinistas ganaron por 3-0. En el momento de su estreno, la capacidad de Es Fortí, nombre que se dio originalmente al recinto, era de 16.000 espectadores.

La alineación del Mallorca, entrenado por Patricio Caicedo, en ese día histórico estaba formada por Ramallets, Mesquida, Tamayo, Mateu, Grech, Primo, Montalvo, García Díaz, Sanz, Castro y Pocovi. El primer gol que vio el estadio se marcó a los doce minutos de la segunda parte cuando el fino interior mallorquinista García Díaz filtró un pase entre la línea defensiva andaluza y Sanz, colándose entre los defensas con decisión y valentía, batió por alto a Vega con un potente disparo.

Así que ya tenemos el primer gol y el primer goleador: Sanz. Pero, un momento, ¿es Sanz o Sans? En la prensa de la época muchas veces aparece con el apellido mallorquinizado, es decir, Sans; algo que es habitual en esos tiempos pretéritos (Picas en lugar de Pica, Farré en lugar de Ferrer, Urcelay en vez de Ucelay, etc.). Tampoco la prensa presta mucha atención a este hecho histórico: no hay entrevista el día siguiente con el goleador a doble página con fotografía incluida. Los libros sobre la historia del Mallorca tampoco son muy elocuentes en este aspecto y se limitan a identificar al primer goleador como Sanz. En el año 2012 la confusión se generaliza ya que en el documental “Lluís Sitjar, tota una vida” aparece una hija de Miguel Sans Rigo asegurando que su padre había sido el primer goleador del recinto mallorquinista. Yo mismo, en mi Diccionario de Jugadores del Mallorca, tengo el dato erróneo.

Miguel Sans Rigo había nacido en Palma en mayo de 1927, por lo que en septiembre de 1945 contaría con dieciocho años, así que era posible y plausible que fuera el primer goleador. Además, lo aseguraba su propia hija en un documental. Sin embargo, si vamos a las fuentes originales, en la prensa de la época se habla de un delantero fichado del Constancia. Miguel Sans Rigo no jugaba en el Constancia, si no en el Soledad. Algo quedaba descuadrado.

Sanz de la Huerga

En el Diario de Baleares del 11 de julio de 1945 se rumorea que está a punto de firmar por el Mallorca el delantero Carlos Sanz. En El Mundo Deportivo del 21 de julio de 1945 aparece una prueba casi definitiva de que el jugador que anotó el primer gol de la historia en el Luis Sitjar no es Miguel Sans, si no Carlos Sanz. En ese ejemplar se habla de su fichaje por el Mallorca procedente del Constancia, con entrevista incluida. Pero, ¿quién era Carlos Sanz? En realidad se trata de Carlos Sanz de la Huerga, nacido al parecer en Madrid pero crecido futbolísticamente en Cataluña, donde jugó en el At. Horta, Barcelona, Granollers, Gavà y Badalona. Tras un paso por el Real Murcia en la temporada 1939/40, había recalado en el Constancia de Inca en el verano de 1940 y llevaba cinco temporadas ocupando la plaza de delantero centro del conjunto del Raiguer, tres de ellas en Segunda División. Era un delantero centro valiente y oportunista, que tan solo jugó dos partidos con el primer equipo mallorquinista, consiguiendo anotar en ambos. Fue mucho más habitual verlo en las alineaciones del equipo reserva jugando las competiciones locales. Al finalizar la temporada abandonó el club. Su rastro se pierde en la temporada 1949/50 en Vilafranca del Penedés.

Por su parte, Miguel Sans Rigo no debutó en el primer equipo mallorquinista hasta el 17 de abril de 1948, en un partido de Copa contra el Baracaldo, casi tres años después de la inauguración del nuevo recinto mallorquinista.

Publicidad

3 comentarios sobre Historias de 100 años (60): No fue Sans, sino Sanz

  • Angel Amengual

    Joe la hija, aquí, apuntándose el tanto.

    2
    1
    • Tomeu Maura

      La frase exacta que dijo fue: “el señor Joan Forteza marcó el primer gol del Mallorca en Primera División, pero mi padre, Miquel Sans, tiene el honor de haber marcado el primer gol de la historia del Lluís Sitjar”. Seguramente era muy pequeña y fue un detalle que dio por sentado. En aquella época los futbolistas no eran tan meticulosos como ahora con los datos estadísticos.

  • Nichiporuk

    ¿Arzobispo de Mallorca?