Publicidad







Publicidad




Historias de 100 años (64): Luis Llambías, futbolista y novillero

Por Xesc Ramis

En la primigenia del fútbol mallorquín y, en concreto, del Mallorca, cuando todavía era conocido como Real Sociedad Alfonso XIII, los jugadores eran, en su mayoría, deportistas multidisciplinares. No era raro que los jugadores alfonsinos destacaran también en otras actividades deportivas como el tenis (lawn-tennis), el atletismo (pedestrismo), el ciclismo o, incluso, el incipiente motociclismo.

Sin embargo, nuestro protagonista de hoy tenía otra inquietud: el arte de Cúchares, es decir, el toreo. Luis Llambías había nacido en el año 1902 en Palma. Posiblemente ingresara en las categorías inferiores de la Real Sociedad y fuera subiendo escalones hasta llegar al segundo equipo. Poco antes de finalizar la temporada 1925/1926 le llega la oportunidad de jugar en el primer equipo Alfonsino. Su debut se produce el 30 de mayo de 1926, fecha en que un combinado Alfonsino se enfrenta a una selección de la Escuadra Alemana fondeada en la bahía de Palma. Este partido, que acabó sin que se moviera el marcador, tuvo la particularidad en que, como telonero, los marinos alemanes dieron una exhibición de balonmano, un deporte muy poco conocido por estos lares y que gustó sobremanera a los presentes. Llambías se alineó como extremo izquierdo. El día 20 de junio la Real Sociedad Alfonso XIII dividió a sus jugadores en dos grupos y, mientras unos jugadores fueron a Manacor a enfrentarse al titular, otro grupo fue a Binissalem a inaugurar el campo del Iberia. Llambías estuvo en este segundo paquete, volviendo a ocupar la demarcación de extremo izquierdo. El partido acabó con victoria Alfonsina por 0-1, con gol del interior Serrano. No se le conocen más presencias con el primer equipo Alfonsino.

Como ya se ha dicho, siendo un gran aficionado a los toros, el 18 de julio de 1926 participa en el festival taurino organizado por La Asistencia Palmesana. Según las crónicas Luisito Llambías mató a su astado de dos estocadas y descabello, consiguiendo una oreja. Socio de la entidad Veloz Sport Balear, también participó en octubre de ese mismo año en el festival organizado por dicha entidad en beneficio de la “Junta de protección a la infancia y represión de la mendicidad”.

El 20 de mayo de 1930 el fervor por los toros en Palma es total. Tal es así que funcionan simultáneamente las dos plazas de toros existentes. La antigua en lo que hoy es la conocida como Plaza de los Patines y la nueva, el Coliseo Balear aún existente. Ese día Luis Llambías, tras cuatro años preparándose, debuta como novillero profesional en el Coliseo Balear, estoqueando cuatro novillos de la ganadería del Marqués de Sales. Según las crónicas estuvo “superior con capote y muleta, especialmente con los palos. Con el estoque fue breve y se le ovacionó”. Y aunque, al parecer, su carrera como novillero no fue muy extensa, sí participó en varios festivales taurinos en la isla en ese mismo año 1930, por ejemplo el 24 de agosto en la nueva plaza de toros de Palma y el 8 de septiembre en la plaza de toros de Alcudia.

Su afición por el mundo de los toros le llevó a ser cronista en prensa, ayudante del Presidente de varias corridas de toros en el Coliseo Balear, representante del ganadero Heraclio Carreño y apoderado del novillero Andrés Roig, conocido como “mallorquinito”. Su “despacho” de apoderado tenía como domicilio el bar Negresco de la calle Pas d’En Quint de Palma. Fallecido en junio de 1970 en Palma, esta podría haber sido su curiosa vida ligada a la Real Sociedad Alfonso XIII y a los toros.

Publicidad

2 comentarios sobre Historias de 100 años (64): Luis Llambías, futbolista y novillero