Publicidad







Publicidad




La silla de Maceo y el nacimiento del Mallorca

Siempre he mantenido la teoría de que el fundador real del Alfonso XIII no fue Adolfo Vázquez Humasqué, sino Antoni Moner Giral. Fue el médico mallorquín, de hecho, el que vertebró los primeros años de existencia del club, dado que Vázquez Humasqué fue pronto trasladado a Felanitx y luego optó por explorar otras vías, como la cinematográfica. Antoni Moner fue el personaje clave en esta historia y es alguien que para el mallorquinismo en general pasa desapercibido. No me parece justo.

Antoni Moner Giral era todo un personaje. Situémonos en la Mallorca de comienzos del Siglo XX e imaginemos a un niño de 12 años recorriendo 100 kilómetros en las bicicletas de la época en cinco horas, a una media de 20 kilómetros de la hora. Ese era Antoni Moner, que más tarde formaría parte de la plantilla del Español -no confundir con el club actual- revelándose como un extraordinario jugador de fútbol.

Insisto en que su aportación fue clave para la fundación y subsistencia del club, pero seguramente la historia se hubiera escrito de un modo muy diferente si no hubiera intervenido años atrás el destino para alinear los planetas de tal modo que tuvieran mucho que ver la guerra de Cuba y el general Weyler con la creación del Mallorca. El pasado domingo os contamos en EL MUNDO un relato muy peculiar que tiene que ver con la controvertida silla del teniente coronel cubano Antonio Maceo, cuya cesión ya sabéis que ha provocado mucha controversia. Tras el salto lo tenéis al completo.

El batir de las alas de una mariposa puede provocar un huracán en otra parte del mundo». En realidad es un proverbio chino, pero sirve como base para explicar el «efecto mariposa», según el cual una pequeña perturbación inicial, mediante un proceso de amplificación, puede generar un efecto considerable a medio y corto plazo. ¿Es posible que exista alguna relación entre la controvertida silla del teniente general cubano Antonio Maceo y la fundación del actual Real Mallorca? Por extraño que parezca, así es. El efecto mariposa.

A finales del Siglo XIX una profunda crisis agraria y textil provocó que muchos mallorquines emigraran a América. Los más humildes eligieron Argentina para establecerse, pero algunos más acomodados optaron por Cuba aprovechando la infraestructura que existía a través del control que ejercía sobre la isla el gobierno español, que ya había sofocado el primer proceso de insurrección independientista.

Uno de los emigrantes fue el ingeniero Antoni Moner Alemany, que se casó con María Dolores Giral Benimelis, hija del propietario de una plantación de azúcar en el departamento de Regla. Resulta fácil imaginarse cuál era la posición en la Cuba de finales del siglo XIX de los dueños de semejante latifundio. El primer hijo de la familia Moner, Gaspar, nació en La Habana en 1882, en un periodo de paz entre la primera y la segunda de las guerras de independencia caribeñas. Cuatro años más tarde Mercedes -se hacía llamar así- dio a luz en Palma de Mallorca a su segundo varón, Antoni, y poco después llegó una niña que lamentablemente fallecería al cabo de algunos días.

Bien situados en Cuba gracias al dinero que obtenían por la venta de la caña de azúcar, los Moner progresaron económicamente en un país en el que parecía que la rebelión estaba controlada pese a la existencia de conatos aislados. Sin embargo en 1895 estalló la tercera de las guerras entre España y Cuba y el conflicto creció en dimensiones hasta convertir en peligrosa la estancia en la isla de la familia.

El toque de gracia se produjo en 1896, recién llegado a La Habana el general Valeriano Weyler, amigo de los Moner. Unos rebeldes penetraron en la plantación, que acabó pasto de las llamas. Aquel episodio fue definitivo y puso punto y final a la etapa cubana de la familia Moner Giral. Era hora de volver a España.

Establecidos inicialmente en Barcelona, los dos hijos de Antoni Moner Alemany desarrollaron muy pronto una inusual afición por un extraño deporte que se empezaba a practicar en la Ciudad Condal y que era conocido como football. De hecho, ambos se mostraron muy diestros en la materia, lo que en el caso de Gaspar le provocó serios problemas en sus estudios como ingeniero. Antoni, en cambio, acabó con éxito la carrera de medicina y decidió especializarse en otorrinolaringología. En 1909 consiguió su título, pero no sin antes haber triunfado como delantero del Club Español, con el que se proclamó campeón de Cataluña en 1906 ocupando la posición de interior derecho. Cuatro años antes su hermano Gaspar también había militado en ese mismo equipo, así como en otra escuadra llamada con el enigmático signo de la X, y que con el tiempo sería la simiente desde la que se fundaría el actual RCD_Espanyol.

Trasladada la familia definitivamente a Mallorca, Antoni Moner Giral pasó a ser ayudante del doctor José Aris en su clínica particular y en el Hospital Civil, y en septiembre de 1918, con apenas 32 años, abrió su propia consulta en el entresuelo del número 14 de la calle Sant Felio, en el edificio de ses carasses. Sí, en efecto, el famoso palacete de Jaume Matas.

Antoni Moner fue un hijo ilustre de la sociedad mallorquina durante muchísimos años. Destacó en todas las empresas en las que se involucró, cultivando su afición por el ciclismo -fue comisario de carreras del Veloz Sport-, el tiro de pichón, la colombofilia, la pesca y, sobre todo, el arte de la tauromaquia. Moner ejerció en varias oportunidades como novillero en la antigua Plaza de Toros de Palma.

Fue allí, en la Plaza de Toros, situada en la actual Plaza Obispo Berenguer de Palou, cuando Antoni Moner llamó la atención de un ingeniero agrónomo recién llegado a Palma llamado Adolfo Vázquez Humasqué. «Una tarde presenciaba yo, en la plaza de Toros de Palma, una becerrada benéfica, y allí vi a un oficiante de matador, alto, huesudo, bien plantado, que con gran valor y mucho arte cumplía su cometido, siendo cariñosamente ovacionado por el público asistente. Era Antonio Moner; me inspiró gran simpatía, ¿por qué? No sabré decirlo, de esa simpatía instintiva, de esa atracción que suele ser recíproca en el hombre y que en la primera ocasión que se presenta, se convierte en sincera y sólida amistad. Más tarde pude apreciar su habilidad en el tiro de pichón, y en virtud de esa buena disposición que hacia él experimentaba, deseé su triunfo, y el éxito coronó su esfuerzo, y mi deseo», escribiría años más tarde Humasqué sobre aquel encuentro.

En esa ocasión el ingeniero no se atrevió a abordar al doctor, pero sí lo hizo algunos meses más tarde en el Círculo Mallorquín. Ambos trabaron inmediata amistad y Adolfo Vázquez le confió su deseo de reunir a todos los clubes de fútbol de Palma bajo un mismo paragüas. Moner se involucró de inmediato en el proyecto. Meses más tarde, el 5 de marzo de 1916, se fundó el Alfonso XIII, cuyo primer presidente electo fue precisamente Antoni Moner Giral. El efecto mariposa, cuyo primer aleteo se había producido en Cuba, acababa de provocar el nacimiento del actual Real Mallorca.

 

Publicidad

14 comentarios sobre La silla de Maceo y el nacimiento del Mallorca

  • prometeo

    Pues nos hacen un traje si en el mercado de invierno nos quitan a Lago…

    1
    3
  • camaguey 2

    Me voy a permitir daros las puntuaciones del diario marca, que a mi me han parecido muy exageradas. PARERA 3, SASTRE 2, X. CAMPOS 2, RAILLO 2, FRAN GAMEZ 2, ARIDAI 2, PEDRAZA 3, DANI RODRIGUEZ 1, LAGO JUNIOR 2, STOICKOFF 1, ALEX LOPEZ 1, BUENACASA 2, P. VALCARCE 1, ABDON 1. Firma R.Mateo Yo, francamente, vi otro partido y otros participantes; a Sastre le comieron la tostada toda la tarde, no tanto a Fran pero de obtener un 2 nada, Parera Raillo y Xisco de acuerdo, Pedraza no le veo un 3 por ninguna parte, Ok. Lago y Aridai con 2 cada uno, sin embargo Stoickoff, del cual espero mucho, no engancho una bola en toda la tarde, P. Valcarce ni esta ni se le espera, sin embargo a Alex me sabe a poco un 1, le doy un 1 a Buenacasa pero nunca un 2. Que os parece, voy bien o mal en mi opinión al respeto.

    6
    1
    • sentiment

      Esto ya sabes que es muy de cada uno, no todos vemos lo mismo, a algunos les parece mejor actuacion la de fulanito que la de menganito y luego estan los que caen mejor o peor, en fin, cada persona tiene su alineacion, su sistema, sus cambios y su forma de ver tanto el partido como las actuaciones individuales.

  • Serverisom

    Gràcies per l’article Xesc i Tomeu,molt interesant i agrait de poder aprendre darrera aquets escrits.

    5
    1