Publicidad




Publicidad

RCD Mallorca 4 Comentarios

Maneras de sufrir

Por Luis Sanchis
El error está siempre presente. Acude a nuestro encuentro, inasequible, una y otra vez, asaltándonos en el callejón más oscuro y en el momento más inesperado. Su amenaza es real como la vida misma y nos conviene aprender a convivir, a sobrevivir en muchos casos, con su presencia. Fue la suma de muchos errores, grandes, pequeños, propios y ajenos, importantes todos, los que dieron con los huesos del Mallorca en Segunda B. De nada sirven ya las lamentaciones, eco mudo en el averno. Pero entre el barro, los nefastos arbitrajes y los campos estrechos, todavía emerge, poderosa, nuestra libertad para decidir cómo afrontar este destierro. Y, qué quieren que les diga, puestos a sufrir, hagámoslo con una sonrisa.
Y esa sonrisa es la que apareció en el rostro de los jugadores frente al Atlético Saguntino e hizo vibrar a una afición adormilada durante demasiado tiempo. Porque el equipo salió, por primera vez esta temporada, a ser mejor que su rival. Los de Vicente Moreno, y ahí radica la diferencia con partidos anteriores, no se conformaron únicamente con ser menos malos que su oponente. Y llegó el juego, el gol hizo acto de presencia y la victoria y los tres puntos se sintieron acogidos en Son Moix.
Porque el camino correcto no pasa únicamente por minimizar los errores, que también, sino en explotar nuestras propias virtudes, generar las ocasiones necesarias y, en última instancia, marcar gol. Porque el gol lo es todo en este deporte. Una buena defensa es requisito indispensable, pero no garantiza la victoria. Sólo el gol tiene ese poder. Y, sin abandonar el trabajo en la retaguardia, es en la búsqueda del gol donde se deben centrar nuestros esfuerzos. La única parada que vale tres puntos es la que se produce después de haber perforado previamente la portería del rival.
El fútbol sin el gol no es nada. Está vacío, es caduco y sabe a rancio. Igual que una vida sin amor. La insistencia en esa cacería del gol, furtiva si es necesaria, alimenta el casillero y acerca objetivos. Y genera esperanza, partido a partido, pues sabes que dispones de la capacidad de reacción necesaria cuando el error se presente de manera inesperada. Como lo hizo el domingo, por partida doble y en sendos saques de esquina.
Porque el Mallorca encajó, sí, es cierto, pero también ganó. Y nos hizo sentir bien. Porque nosotros al fútbol vamos a eso, a sufrir, pero puestos a elegir, preferimos hacerlo con una sonrisa.

4 comentarios

Comentar

Tienes que para poder comentar.
Si todavía no tienes cuenta en Fútbol desde Mallorca regístrate ahora.

* Pulsando "Enviar comentario" estás aceptando las condiciones de uso que puedes consultar aquí.

Si quieres recibir todas las noticias de Fútbol desde Mallorca por e-mail suscríbete gratis a nuestro boletín diario escribiendo tu dirección de correo electrónico aquí.