Publicidad




RCD Mallorca 4 Comentarios - ( )

No fear

Por Luis Sanchis
Valientes, jugadores que no se arruguen ante la adversidad. Donde algunos tiemblan y se equivocan de dirección al echar a correr, Álex Vallejo sonríe. De pie, sin muletas, lejos de la soledad del gimnasio, un balón y 90 minutos para disfrutar de todos y cada uno de ellos. Porque ya son muchos los que se ha perdido. Y ni la clasificación ni los malos resultados del equipo hacen mella en su voluntad de hierro, forjada a base de malditos chasquidos y citas a ciegas con una retirada prematura. Miedo, ¿a qué? ¿A jugar al fútbol?
Sabe y se atreve. Nadie en la plantilla aúna la garra del vitoriano en el centro del campo con su deseo de hacer daño con el balón cuando lo tiene controlado. Tres partidos, tres momentos, tres ráfagas. Ante el Getafe reapareció tras más de dos años en el dique seco; en Reus asistió a Lekic para que el Mallorca se adelantara en el marcador; frente al Rayo guió al equipo en una soberbia primera parte en la que se amarraron tres puntos vitales. Álex Vallejo, la piedra angular desechada por los arquitectos.
Generoso como pocos, se ofrece una y otra vez en ayuda de sus compañeros. No rehúye el choque y tiene la calidad suficiente para hacer que el pase imposible se convierta en una realidad. Asume galones e intenta hacer daño. Siempre. En la sombra, pica piedra y construye fútbol. Hace mejor a sus compañeros, cubre sus carencias y hace resaltar sus cualidades.
Es la antítesis de un Juan Domínguez que no ha cumplido con las expectativas. El gallego puede, pero nunca se atreve. En su imaginario, la portería contraria está en la línea que divide el campo y la palabra verticalidad pertenece a un idioma extranjero. Aguanta, aguanta y vuelve a aguantar, pero el miedo a perder el balón es más grande que la gloria que promete una asistencia de gol. No corre, trota. No muerde, ladra. No persigue la gloria, cumple el expediente.
La situación exige cambios, sangre nueva, no contaminada por el virus de la derrota. Y Vallejo se ofrece como una solución mucho más que válida. El equipo debe contagiarse de su ilusión por jugar al fútbol, por disfrutar sobre el césped. Ya pasó la hora de las lamentaciones. Las ventanillas están cerradas y nadie recoge la hoja de reclamaciones. Es hora de abandonar el luto y ponerse el traje de boda. Y levantarse, una y otra vez. Tras cada partido y en cada partido si hace falta. No hay rendición posible. Pelear por la permanencia no era el objetivo marcado, pero tampoco es una excusa. Hay cosas peores. Y si no, que se lo pregunten a él.

4 comentarios

  • Tremendo artículo y 100% de acuerdo. Visto lo que funcionó en el último partido yo optaría por:
    Cabrero
    Campa?–Yuste–Raillo–Angeliño
    —-Vallejo—Sasa—
    Pol—Culio —Lago
    ——-Lekic—
    Teniendo en cuenta que tanto Lago, Culio y Pol pueden ir alternándose las posiciones.
    Si la cosa va bien, que entre Ansotegi por un pivote y se adelante a Yuste. Y si l cosa va mal, que entren Brandon y Dalmau.

  • Excelente artículo, como siempre.
    Y yo también estoy 100% de acuerdo. Es hora de que jueguen los que no tienen miedo.
    Y de una vez hay que terminar con las lamentaciones. Ahora que jueguen los que tienen SANGRE, y lo den todo.
    Salir de esta situación, todavía, está en nuestras manos. A no demorarse…

  • Buen articulo , buena prosa y bien coordinada, ademas estoy de acuerdo con el contenido, ya va siendo hora que ese chico se saque todas las adversidades que ha soportado ,el puede ser el alma de ese equipo

  • Ya dije hace tiempo q vallejo es buenísimo para nuestro mallorca
    todo un honor tenerle y no se le está usando y eso q rendir rinde siempre muy bien
    si sigue más tiempo me compraré una camiseta del mallorca con su nombre

* Pulsando "Enviar comentario" estás aceptando las condiciones de uso que puedes consultar aquí.

Si quieres recibir todas las noticias de Fútbol desde Mallorca por e-mail suscríbete gratis a nuestro boletín diario escribiendo tu dirección de correo electrónico aquí.