Fibwi



Historias de 100 años (104): Hablando de sustituciones y convocados

6 reglas del fútbol que han cambiado con el tiempo

Por Xesc Ramis

Nos enteramos la semana pasada que, cuando se reinicie el Campeonato Nacional de Liga, si es que tal cosa llega a producirse, la FIFA ha autorizado que se puedan realizar hasta cinco sustituciones por equipo en un partido, eso sí, tan solo en tres ‘ventanas’ de cambio por equipo. En principio la medida es para evitar lesiones. También se ha aprobado que se puedan convocar hasta 23 jugadores por partido. Es una vuelta de tuerca más al reglamento del fútbol. El fútbol moderno, como le llaman ahora.

El 6 de abril de 1930 fue la primera vez que el Mallorca realizó una sustitución en partido oficial. En la Asamblea del fútbol español celebrada entre el 20 y el 24 de julio de 1929 en el Gran Casino de San Sebastián se había acordado que los porteros podían ser sustituidos en caso de lesión “tantas veces como fuera necesario”. Así, al amparo de esta disposición, el Mallorca realizó el primer cambio de la historia en descanso del partido de Copa que el Mallorca estaba jugando en el campo de Buenos Aires frente al Español. La sustitución se produjo en el descanso cuando el portero manacorí Bartolomé Ferrer sustituyó al titular Francisco Oliver, supuestamente lesionado y que había recibido ya cuatro goles. Tampoco es que se mejorara mucho tras el cambio ya que el Español acabó ganando 1-7.

La posibilidad de sustitución del portero lesionado duró hasta 1935. Para la temporada 1935/36 se decidió que el portero, lesionado o expulsado, solo podría ser remplazado por uno de sus compañeros que estaban sobre el terreno de juego. El Mallorca no se vio obligado a usar este artículo del reglamento y, para la temporada 1948/49 se volvió a la norma anterior, siendo nuevamente autorizada la sustitución del portero lesionado por otro portero. El 28 de noviembre de 1948 el Mallorca ya se vio obligado a usar la nueva posibilidad que le otorgaba el reglamento. Esa tarde el Mallorca jugaba en Huesca y, en el minuto 4 de partido el guardameta Fernando Gallart resultó lesionado en un pómulo tras un salto con el delantero oscense Badal, debiendo ser sustituido por el suplente, Roberto García, conocido en las alineaciones como Robertín. Entre ambos consiguieron dejar la portería a cero y hacer valer el gol de Miguel Xirau para traerse una gran victoria por 0-1.

La regla siguió invariable en el tiempo hasta la segunda mitad de los años sesenta. En la temporada 1967/68 fueron autorizados dos cambios en los partidos de competiciones europeas. En España, tardaron dos años en ser autorizadas las sustituciones de jugadores. Así pues, fue el 14 de septiembre de 1969 la primera vez que el Mallorca sustituyó a dos jugadores en un partido oficial. Esa tarde el Mallorca visitaba San Mamés en la primera jornada del campeonato de Primera División y Antonio Conesa, en el descanso, sustituyó a Felipe Oliver, y en el minuto 82 Antonio Sánchez reemplazó a Salvador Terol. De poco le valieron los cambios al Mallorca de Sergio Rodríguez que acabó perdiendo 2-0. Los cambios, pensados para sustituir a jugadores agotados, poco a poco fueron degenerando en cambios para perder tiempo o, cuando la Federación obligó a alinear a jugadores sub-20 en las alineaciones titulares a finales de los setenta y principios de los ochenta, para quitarlos rápidamente del campo una vez cumplido el trámite de alinearlos como titulares. Hecha la ley, hecha la trampa.

En 1994 la FIFA aprobó que se pudieran cambiar dos jugadores de campo más el portero. La última modificación que habían sufrido las sustituciones durante los partidos llegó en la temporada 1995/96, fecha desde la que se permiten tres sustituciones por equipo. El Mallorca no usó esta posibilidad hasta la segunda jornada, en la victoria ante el Écija por 4-1 en el Luis Sitjar. Esa tarde Pablo Maqueda, Petar Mihtarski y Quinton Fortune sustituyeron a José Mari García, Aitor Huegún y Jochen Kientz en los minutos 57, 60 y 76 respectivamente.

En cuanto al tema de los jugadores convocados en partidos oficiales (y aquí voy a referirme solo al Campeonato Nacional de Liga), desde los años 20 era normal que junto al entrenador en el banquillo se situaran uno o dos jugadores suplentes, el masajista y algún directivo, aunque los cambios, como se ha comentado antes, no se permitieron hasta 1929 y tan solo para porteros lesionados y durante unos pocos años, hasta que se volvió atrás la norma. A partir de la temporada 1948/49, cuando de nuevo se autorizaron los cambios, se permitió inscribir en el acta al portero suplente; aunque lo normal era que los equipos, cuando jugaban de visitante, viajaran con trece o catorce jugadores, según las posibilidades económicas de cada club, por si había algún percance de última hora.

A partir de la temporada 1969/1970, cuando se permitieron dos cambios durante el partido, el número de jugadores inscritos en el acta oficial de partido ascendió a 15. Normalmente los cuatro suplentes eran un jugador por línea: portero, defensa, centrocampista y delantero. Los dos primeros jugadores del Mallorca que se inscribieron en un acta sin llegar a participar fueron el portero Antonio Pont y el delantero Juan Rosselló en el partido en San Mamés ya reseñado anteriormente.

Al inicio de la temporada 1987/1988 se autorizaron hasta 5 jugadores en el banquillo. Y recalco lo de hasta 5 jugadores porque, por ejemplo, el Mallorca, sobre todo en los partidos como visitante, algunas veces no completaba la convocatoria y solo convocaba los 15 jugadores autorizados en la temporada anterior. El 6 de septiembre de 1987 fue la primera vez que el Mallorca convocó a 16 jugadores. Eduardo Belza, José Alberto Izquierdo y Álvaro Cervera se quedaron sin participar ese día en ese empate a 1 entre el Mallorca y el Atlético de Madrid en el Luis Sitjar.

La norma volvió a cambiar en la temporada 1999/2000, permitiéndose la convocatoria de hasta 18 jugadores, es decir, hasta 7 suplentes. Así, Leo Franco, Armando Álvarez, Lluís Carreras y Diego Tristán debieron conformarse con vivir desde el banquillo el bautizo de Son Moix, con la derrota por 1-2 frente al Real Madrid, al no ser empleados por Mario Gómez (gracias a Sanjuan por su corrección).

3 comentarios sobre Historias de 100 años (104): Hablando de sustituciones y convocados

  • Goran Bogdanovic

    Bon vespre a tots.Dins es desastre de aquesta pandemia,sabent el mall que ha fet, I preocupat per les consecuencias a tots es nivells,nomes per elucubrar una estona amb futbol.
    ¿Interesa o es pot jugar a porta trancada a la Ciutat deportiva.?
    ¿Serveix de alguna cosa intentar crear “ambient”a les grades amb so,figures,speaker etc o no val la pena?

  • Sanjuan

    Interesante articulo pero creo que fue Mario Gomez el entrenador en ese partido.

    4
    2
    • Serverisom

      Estas en lo cierto, este partido lo dirigia Mario Gómez, ganabamos 1-0 en el minuto 87 y perdimos 1-2, luego en Vallecas ganabamos 0-1 y perdimos 2-1. Antes nos había eliminado el Molde de la Prevía de la Champions.
      Aquí nos salvo la campana, el colegio de entrenadores, no autorizo su licencía, como entrenador y el Mallorca, fichó a Fernando Vázquez.
      Me pregunto y podría abrir debate con los que vivieron esos momentos. Seguro que si hubieramos superado la Previa y ganado al Madrid y Rayo, hubieran hallado una solución, aunque Llompart hubiera ejercido de supuesto Mister.