Inicio

El Celta se ha colado en la fiesta del descenso y puede que no le dejen salir

En la jornada 28, a sólo seis del final, el Celta era décimo con 36 puntos, a dos del Mallorca que era decimosegundo y a nueve de la zona de descenso. En la 29 se enfrentaron Celta y Mallorca en Balaídos y ganaron 0-1 los de Aguirre. Pareció sólo un buen resultado, pero fijaos lo que ha sucedido desde entonces: el Mallorca se ha salvado de manera holgada; el Celta, sin embargo, se ha metido de lleno en la boca de lobo.

Suele suceder que cada temporada hay un equipo que, sin esperarlo nadie, es quien se mete en problemas de última hora. Hoy asusta al pensar lo que podría haber sucedido si hubiera sido el Mallorca el que acaba perdiendo ese partido en Vigo de la jornada 29, pero lo cierto es que llegamos al final con el Celta a un solo punto del descenso y con la perspectiva de cerrar la Liga en casa nada menos que ante el FC Barcelona.

El Espanyol ya es de Segunda División pese a tener una pareja de delanteros como Joselu -segundo descenso consecutivo- y Braithwaite y contar en medo campo con un futbolista del nivel de Sergi Darder. Queda ahora por dilucidar la última plaza de descenso, de la que intentan escapar nada menos que seis equipos separados por apenas dos puntos. Por cierto, que salvo que el Valladolid pierda en casa con el Getafe se va a cumplir el vaticinio que hicimos hace ya mucho tiempo: con 40 puntos no era esta vez suficiente.

3-0. El partido duró 30 segundos

El partido entró en coma a los 30 segundos cuando marcó Ansu Fati a los 30 segundos y falleció definitivamente a los 14 minutos cuando Amath decidió autoexpulsarse con una jugada tan absurda como peligrosa ante Balde. A partir de ahí todo dejó de tener interés y lo único deseable fue que el castigo no resultara demasiado aparatoso. Por suerte todo quedó en un digno 3-0 porque el Barcelona tampoco subió demasiado la marcha y Lewandowski, que lo intentó de todas las maneras, no tuvo puntería.

Y es que la tarde del Camp Nou sobró desde el mismo momento en el que el balón se puso en juego porque el Mallorca, al igual que sucedió en Almería, nunca tuvo el menor interés en el partido. De lo poco que puede salvarse, alguna parada de Greif, en especial una espectacular a Ansu Fati en el último minuto de la primera parte, y el debut de Quintanilla con la primera plantilla.

Mallorca: Greif (2), Maffeo (1), Gayà (1), Valjent (1), Copete (1), Jaume Costa (1), Baba (1), Dani Rodríguez (1), Morlanes (1), Amath (0) y Muriqi (1). Grenier (1) por Gayà (46′), Ángel (1) por Dani Rodríguez (74′), Abdón (1) por Muriqi (78′), Quintanilla (s.c.) por Jaume Costa (87′), Gio (s.c.) por Morlanes (87′).