Publicidad






Fibwi




Orígenes del fútbol balear: el primer partido de la historia (9)

Imagen que se conserva del partido. Puede verse con bombín a José Oliver Bauzá, que ejerció de árbitro.

Ya sabemos que los primeros partidos de fútbol de la historia de Mallorca se jugaron en Ses Bóvedes, en Ca’n Pere Antoni y en el foso de la Puerta de Jesús, frente a lo que hoy es la Delegación de Hacienda, entre finales de 1800 y comienzos de 1900, pero ni uno solo de ellos quedó documentado. Sí que pasó a la posteridad, en cambio, el que se disputó el jueves uno de enero de 1903 en la pista central del velódromo de Son Españolet entre el España y una selección de equipos catalanes llamada Barcelonés. Ganaron 2-4 los visitantes, pero el resultado es lo de menos. Lo que sí es importante, en cambio, es situar una boya en ese preciso momento, en el primer día del año 1903, en el instante en el que comenzó a escribirse la historia del fútbol mallorquín.

De unas pocas semanas antes, en concreto del domingo 23 de noviembre de 1902, es un artículo del diario Ultima Hora en el que hace constar, sin entrar en más detalles, que el domingo anterior, es decir, el 16 de noviembre, «tuvo lugar un partido de fútbol organizado por el Club España» en el velódromo de Son Españolet. Un día más tarde, el 24 de noviembre de 1902, aparece este artículo en el desaparecido periódico El Bien Público de Menorca, que describe el  partido, que se jugó el sábado 22 de noviembre de ese año en la Plaza de la Explanada de Villacarlos entre los trabajadores ingleses del dique y una sección de marinería del crucero británico «Caliope». En ninguna de las dos ocasiones se reflejan ni alineaciones ni resultados. Sí que tenemos, encambio, la crónica completa del partido jugado el uno de enero de 1903 en el velódromo de Son Españolet entre el España y el Barcelonés.

La forma en la que nació el España, el primer club de la historia de Baleares, es un verdadero misterio. Con toda seguridad tuvo mucho que ver Adolfo Revuelta, que el 31 de diciembre de 1902, en vísperas del partido inaugural en Son Españolet, escribía un largo artículo en «La Almudaina» explicando a la sociedad palmesana las peculiaridades de un deporte que le apasionaba desde hacía años, desde antes incluso de llegar a Mallorca en 1895. Pero quien dirigió la logística y seguramente quien aportó el capital necesario para llevar a cabo el proyecto fue el empresario naviero José Oliver Bauzá. La primera mención al nuevo club la encontramos en la edición del 8 de noviembre de 1902 del diario Ultima Hora, en un artículo en el que se informa de que se va a solicitar al Gobernador Civil la inscripción del club, que será presidido «por el joven Don Bartolomé Oliver y Palet»

Es fácil suponer que los alumnos del profesor Revuelta fueran el grueso del España, pero en su alineación inicial figuraron cuatro llamémosles «oriundos», tres de los hijos de José Oliver Bauzá, Bartolomé, Zoilo y Santiago, y el propio Gaspar Moner, que sorprendentemente jugó como portero, tal vez porque no se encontró a nadie que quisiera situarse bajo los palos. Oficialmente el presidente del España era el primogénito de Oliver Bauzá, Bartolomé Oliver Palet, marino mercante de profesión, pero el motor verdadero de la iniciativa fue su padre, al que le cupo el privilegio de ser no sólo el presidente de Honor del club, sino también de ejercer de improvisado árbitro para el partido. Eso sí, perfectamente ataviado con chaqué y bombín, al más estricto estilo burgués de la época.

José Oliver Bauzá fue quien organizó también la visita del Barcelonés, nombre que adoptó para la ocasión la selección de equipos catalanes vertebrada por Jaime Iria, presidente del Club Iberia, y formada por jugadores del Català, del Español, del Iberia, del Irish e incluso uno de ellos,  Alberto Almasque, del propio Barcelona FC. Invitados por Oliver Bauzá, los futbolistas embarcaron el 31 de diciembre en el vapor «Cataluña» y llegaron al puerto de Palma «tras una penosa travesía», como explica la prensa de la época, en la mañana del jueves uno de enero de 1903. En el muelle estaban esperándoles representantes del España, que les llevaron a su hotel para que allí se cambiaran de ropa y se dirigieran inmediatamente al terreno de juego, donde a las once de la mañana estaba previsto el inicio del partido.

Para la historia quedará la primera alineación documentada de la historia del fútbol mallorquín: Moner en la portería; Bartolomé Oliver y Caamaño en defensa; Pons, Vidal y Pons en el centro del campo y Zoilo Oliver, Vilanova, Bonet, Maya y Santiago Oliver en la delantera. Ganaron 4-2 los catalanes, que permanecerían durante ocho días en las islas, periodo en el que disputaron otros dos partidos ante el España. Por cierto, el destino es sin duda caprichoso. El color que eligió José Oliver Bauzá como representativo del equipo en su primer partido fue el rojo, la misma tonalidad que adoptaría años más tarde Adolfo Vázquez Humasqué para el Alfonso XIII. ¿Por qué rojo? Dado que entonces no existían todavía las selecciones nacionales españolas, es difícil saber por qué se produjo esa llamativa coincidencia que ha perdurado hasta nuestros días.

Días después de que el España jugara el primer partido de la historia ante el Barcelonés, Adolfo Revuelta celebró en el Café Lírico una reunión muy particular. Revuelta, que era un adelantado a su época, tenía en mente una idea revolucionaria, una idea que expuso aquí mismo una tarde del cuatro de enero de 1903, y que pudo haber cambiado radicalmente la historia del fútbol balear.

1 comentario sobre Orígenes del fútbol balear: el primer partido de la historia (9)

  • sociodelmallorca

    En francia se prohibe el deporte profesional hasta septiembre y se suspende la temporada de la liga…

    Ya solo quedan la premier, bundesliga, calcio y la liga cabezones en seguir…